Shop More Submit  Join Login
About Literature / Hobbyist Member gitengopeFemale/Mexico Recent Activity
Deviant for 1 Year
Needs Premium Membership
Statistics 20 Deviations 2 Comments 194 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

No favourites yet.

Groups

This user is not currently part of any groups.

Watchers

No watchers yet.

Activity


deviantID

GiTenGoPe's Profile Picture
GiTenGoPe
gitengope
Artist | Hobbyist | Literature
Mexico
Soy una apasionada del arte, aliada de la verdad, ojete, cínica, desvergonzada mi segundo idioma es el sarcasmo, fan del alcohol, melómana, escritora y fotógrafa cuando tengo ganas, con una mente divergente. Por las noches justiciera entaconada, de día dueña de una agencia de vendedores de medias, siempre buscando nuevos reclutas, invulnerable a la cafeína, lectora recurrente de novelas, siempre soy responsable de lo que cautivo, enamorada del mar y el universo, me baño cada tercer viernes de mes si la ocasión lo amerita.

Yo tengo el revólver, a ti te toca cavar.
Interests
Como de costumbre hoy soñé.


Me encontraba caminando por una ciudad, las calles estaban vacías a lo lejos se veían luces, al parecer había una fiesta así que camine pero después de tres pasos las luces habían cambiado ya no estaban delante de mi, estaban en la calle de al lado entonces mire mi reloj,  no había hora, estaba en blanco era como si no tuviera manecillas o números pero sabia que era tarde, demasiado tarde, así que camine y sin avanzar mucho estaba demasiado lejos, en otra parte de la ciudad llegaban dos taxis y a uno le decía que comenzara a subir las cosas de una bodega mientras que al otro bueno, le decía que si quería le pagaba el viaje porque no necesitaría sus servicios, por alguna razón  camine con el dos cuadras, cuando regresamos el otro taxi se había ido con todas las cosas me encontraba desesperada, no sabia como localizar al taxi ni como recuperar mis cosas, mientras esto sucedía resulta que me hacia mas amiga del otro taxista que comenzaba a contarme todos sus problemas, entonces vi regresar el otro taxi, resulta que ya era su tercer viaje que había ido a dejar las cosas a donde se supone debían estar, entonces me dijo que haría otro viaje y regresaría por lo que quedaba entonces volvía a ver el reloj, estaba en otro lugar en una esquina y volvía a ver el reloj, entonces me daba cuenta que era muy tarde para despedirme de mi mamá, seguramente ya se habría ido, así que pensé en lo que tendría que hacer y llego una chica a decirme que había dejado a su novia en  una parte alta de la ciudad que iba por ella, entonces le decía que la acompañaba que de todas maneras ya no podría alcanzar a mi mama, de pronto me hallaba subiendo un cerro, la chica se había ido, volteaba para buscarla y me encontraba en un lugar mitad concierto mitad fiesta, tenia un tobogán en medio, había un escenario, palmeras de papel y mil foquitos, me encontraba con dos chicas, una de ellas embarazada casi a punto de parir y la otra parecía su hermana y le decían que salieran de ahí mientras la embarazada decía que se subiría al tobogán, entonces me aparte de su conversación mientras me acercaba al flanco izquierdo del escenario y ellas iban siguiéndome y de pronto su conversación cambio, ahora hablaban sobre cuantas veces se habían ido de parranda y las veces que se habían emborrachado, las chicas que habían conquistado, cuando me voltee vi que ahora eran dos chicos los que me seguían o mejor dicho se dirigían a la misma dirección que yo, pues iban absortos en su conversación y poco  les importaba si estaba ahí, cuando volví la mirada al frente ahora estaba en un especie de construcción abandonada todo estaba pintado de blanco salvo algunas partes que parecía se habían despintado, faltaba el techo y había una parte con una cerca de malla era de día y el sol iluminaba con fuerza, la noche al parecer se había acabado, los chicos seguían hablando y les decía que apostaba a que yo me había puesto mas pedas y había salido mas veces de lo que ellos en toda su vida y me iba.



De pronto me encontraba en un lugar diferente había una casa grande con muchas puertas al rededor, la banqueta era gris, al parecer la habían medido escrupulosamente al momento de hacerla y las calles eran de agua, de pronto escuche una voz que me decía que era momento de irme, que nunca debí llegar ahí, entonces abría una puerta era un especie de baño, en realidad era solo la regadera pero aun así se veía hermoso, al momento de cerrar la puerta veía mis manos, estaban arrugadas, ahora solo era una anciana, me asuste, así que seguí abriendo puertas, hasta que decidí entrar en una, de pronto se cerro tras de mi, así que la intentaba abrir  y la voz me decía de nuevo que no debía estar ahí que podía irme o podría hacer que me fuera entonces la puerta se habría y lograba salir, entonces abría la siguiente puerta y habían unas escaleras, mientras subía  escuchaba unas risas, el día ya no se veía nublado parecía que era un dorado atardecer, el lugar era hermoso  y acogedor, había una pequeña mesa algunos libros, algunas puertas mas y una pequeña cocina entonces la voz decía que tenia una visita y un hombre asiático entraba, le servia algo de te pero el quería algo mas fresco y me pidió una limonada, se la prepare como se la preparo a mi papá, pero el la quería menos ácida así que la arreglaba entonces entraba un niño, en sus manos había una libreta y una especie de estrella, era diferente, estaba en tonalidades que iban del rojo, al amarillo pasando por las diferentes tonalidades incluido el color naranja, aun puedo recordar el diseño, al rato quizá haga el dibujo, el asiático comenzaba a decirme que tenia miedo por su hija y por lo que iba a tener que enfrentar entonces el niño comenzaba a hacer ruido y me preguntaba si era el hijo de Antares y yo le decía que si, que lo tenia que cuidar y le pedía al niño que fuera a jugar a otro lado, el asiático se levanto y decía que tenia que partir mientras veía a través de la ventana y decía que el color de la tarde era un dorado muy especial después de esto lo vi bajar las escaleras y me apresuré a acompañarle pero para cuando baje tres escalones me encontraba inmersa en una oscuridad tan profunda que parecía había pasado a otro lugar muy diferente, entonces me percate que no habían escalones debajo de mi.



Desperté como de costumbre algo desorientada esperando salir de la oscuridad.


GiTenGoPe

AdCast - Ads from the Community

×

Comments


No comments have been added yet.

Add a Comment: